enee-postes

Energía en Honduras: ¿Sabes cuáles son sus principales fuentes energéticas?

La energía, el principal combustible de desarrollo de una nación, es un punto de suma importancia al momento de conversar sobre el desarrollo de un país. En Honduras, dicho caso no es diferente.

En el pasado, con el fin de poder satisfacer la vasta demanda energética necesaria para para poder complacer el estilo de vida regular de sus habitantes, la producción energética del territorio hondureño dependió por muchos años de la explotación de fuentes de energía térmica, es decir, producción de energía eléctrica producida en base de la combustión de hidrocarburos fósiles derivados del petróleo.

Esta actividad, si bien fue necesaria al momento, representa una apuesta arriesgada al resultar en procesos que producen una representativa contaminación para el medio ambiente aledaño a la zona de explotación de dicha energía, sin mencionar también el hecho de que este es modelo energético completamente dependiente de los precios establecidos dentro del mercado internacional del petróleo, lo cual representaba un alto riesgo para la seguridad energética de nuestra nación.

 

Energía Honduras: Nueva matriz energética de la nación

Pese al hecho de que en el pasado la energía producida en territorio hondureño pertenecía casi en su totalidad a fuentes no renovables, la realidad ya es otra. Hoy en día, y según el alentador informe presentado recientemente por el Enee, la mayoría de la electricidad generada en Honduras tiene su origen en fuentes totalmente renovables, siendo en su totalidad promediada un sólido 51% de energía limpia frente a un 49% de origen térmico.

Estas cifras representan un gran avance tecnológico dentro del territorio el cual apenas en el 2007, tenía una capacidad instalada de apenas un 6% de generación renovable y no convencional, viendo un considerable crecimiento de los siguientes años hasta registrar el 51% presente en la actualidad.

Sumado a esto, en Honduras los porcentajes de producción energética renovable se encuentran bastante distribuidos entre distintas fuentes de explotación, siendo la mayor generación limpia la que proviene de la energía renovable privada con un porcentaje promedio de 32% y la producción de energía hidráulica por parte de la Enee que representa el 19%; mientras que en paralelo, la generación térmica privada sigue representando el 40.81%.

Estos datos dejan claro la lata variedad energética que hoy se presenta dentro del territorio, el cual si bien es cierto que en el pasado se mantenía atrasado al ser dependiente de un solo modelo energético, hoy en día se abalanza hacia el futuro del desarrollo energético.